Vacaciones “low cost”, joyas y alpargatas

Disfrutamos de nuestras vacaciones este año en Lanzarote, mi mujer, la peque y yo. Este año hicimos caso a mi amiga Paloma, que alquila los que los Ingleses llaman “Villas”, pero yo lo llamo apartahotel o chalet si acaso. Lo cierto es que vimos las fotos en su web (lowcostlanzarotevillas.com, por si tienes curiosidad) y aunque no era tan “low cost” como esperaba, lo cierto es que estamos a cuerpo de rey en “Las terracitas” que alquilamos. Para un Castellano es un lujo disfrutar de una buena terraza en verano..

Vacaciones low cost, joyas y alpargatas

El hecho es que no hay oro o plata en ninguna joyería que cambie por disfrutar de tomar una cervecita fría al sol y con una temperatura suave ¡Incluso de noche! Tal vez es por la novedad, pero me conformo con poco.

Sólo enturbió la paz de mi descanso familiar un leve e pequeño contratiempo: Me cargué una de las chanclas pisándome a mí mismo y, de paso, hice un poco el ridículo. El caso es que me llevó mi mujer a esa odiosa actividad que es ir de compras por Lanzarote para comprarme unas chanclas nuevas y, no sé porqué, llevo años llamando a este calzado “alpargatas”. Ahora soy consciente de que mi mujer ya sabe a lo que me refiero cuando las pido, pero en la zapatería donde fuimos al pedir unas alpargatas me preguntaron que si las quería para mi mujer para un evento o similar. Evidentemente, al ver el muestrario que tenían de alpargatas de esparto para mujer, caí en la cuenta de que cada cosa tiene su nombre y hay que usarlo bien.

La verdad, no me imagino paseando por la piscina con unas elegantes alpargatas de las que vi….

De vacaciones; Una imprenta, de ocio infantil y parafarmacia

Por fín tocas las vacaciones y cuando todo parece que está listo para marcharnos, todo se complica.

Todo planificado para el viaje, la maleta, la ruta en coche, el cohe pasada la revisión hace escasos días….. perfecto y listo para las 6 horitas de viaje hasta Calpe; mi santa esposa, la peque y yo.

Las cuatro de la tarde, en dos horas nos vamos….. O no. Mi mujer se tiene que acercar “cinco minutitos” a la imprenta donde trabaja, porque acaban de lanzar una de esas webs para ofrecer sus servicios como imprenta barata en toda España.

Calma, todavía tengo que ir a buscar a la peque, que está en uno de esos centros de ocio infantil donde celebran el cumpleaños los amiguitos de la enana.

Una imprenta, el ocio infantil y productos de parafarmacia....

Hablo atropelladamente con los demás padres, me despido y me llevo a mi chiquilla al coche…. Justo al salir del coche se cae y se hace unos cuantos arañazos. Ley de Murphy supongo. Cómo no, en casa ni una triste tirita (Las metió mi mujer en la maleta para el viaje), así que a buscar una parafarmacia cercana y comprar unas tiritas de ositos.

Vuelvo a casa y mi mujer me pregunta qué carajo he estado haciendo tanto tiempo fuera….. Suspiro profundamente y la acompaño hasta el coche ¡Que nos vamos!